fuentesfidedignas.com.mx

Miércoles 03 Marzo 2021 20:20 hrs

POLÍTICA PÚBLICA 

José Ramón Guzmán Serrano

El candidato de Schrödinger

00:00 - 27 Octubre 2014

POLÍTICA PÚBLICA 

 

 

 

“La única posibilidad de descubrir los límites de lo posible

es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible.”

Arthur C. Clarke

 

La paradoja del gato de Schrödinger consiste en un experimento imaginario concebido por el físico austriaco Erwin Schrödinger en 1935, donde se plantea un sistema compuesto por una caja que no permite ver su contenido, un gato en su interior, una botella que contiene gas venenoso, y un dispositivo diseñado para que con una probabilidad del 50 por ciento permita el evento de la liberación del gas y la consiguiente muerte del inocente felino, y otro 50 por ciento de probabilidad de que éste logre sobrevivir al cruel experimento. Así, de acuerdo a la explicación de la física cuántica utilizada por el científico, una vez que la caja es sellada e iniciado su mecanismo es imposible determinar si el gato se encuentra vivo o muerto sin abrir la misma y verificarlo, por lo que el minino podría encontrarse en dos estados simultáneamente: vivo y muerto. Ahora bien, de acuerdo a la posibilidad señalada por el ex gobernador Francisco Labastida Ochoa, de que Enrique Peña Nieto pueda “sacarse un conejo de la manga” a la hora de elegir al candidato a la gubernatura de Sinaloa, nos hace pensar en una posible aplicación del famoso experimento del Gato de Schrödinger, al adelantado proceso de designación de los candidatos a la gubernatura del estado.

 

Vamos por partes, partiendo de los principios del experimento señalado, y suponiendo que el Presidente de la República no ha decidido aún quién será el abanderado del Revolucionario Institucional, existirían de acuerdo a la teoría Schrödinger-Labastida tantos estados de Sinaloa paralelos, como candidatos a gobernarlo. Tendríamos por una parte, un Sinaloa donde los profesores tienen que acudir a todos los mítines y cumpleaños de su líder supremo, a menos claro, que quieran arriesgarse a perder su plaza o por lo menos no poder acceder a determinados privilegios sindicales. Existiría otro Sinaloa azul donde plazas comerciales compuestas de restaurants de comida japonesa, hamburguesas y sus lavanderías anexas, surgen como hongos en temporada de aguas en todo el territorio estatal. Otro Sinaloa paralelo inundado de casinos, donde las magras quincenas son apostadas por las amas de casa con la ínfima posibilidad de lograr la multiplicación anhelada. Y un eventual Sinaloa estilo Back to the Future edición salinista, donde otro obeso gobernador centralista repite como merolico las ordenes y señales enviadas desde el PRI nacional, mientras disfruta del paisaje en su tranquila finca campestre.

 

Ya en esto de los universos paralelos, qué andará haciendo Francisco Labastida Ochoa en ese México imposible donde el Revolucionario Institucional no perdió en el 2000 la Presidencia de México por primera vez en 70 años. ¿Será Rocío Labastida directora general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología? ¿Fungirá Francisco Labastida junior como titular de la Secretaría de Energía? ¿Habrá Juan Gabriel superado los problemas fiscales que amenazaban con llevarlo a la prisión? ¿Qué sucedería con el homofóbico Vicente Fox luego de que llamara al entonces candidato “mariquita” y “labestida”? Son tantas preguntas, pero a decir verdad, tal vez al igual que usted, amable lector, lectora, prefiero quedarme con la duda.

 

Mala leche

Conmocionado tras escuchar la exposición del pastor australiano Nick Vujicic sobre temas relacionados con la autoayuda y la superación personal, el diputado local Gomer Monarrez junior mostró un ánimo tan perturbado que tal parece que se encuentra a punto de tomar alguna decisión inédita o de gran relevancia en su vida, como por ejemplo leer uno de los libros que el hoy conferencista mundial escribió con todo y haber nacido sin piernas ni brazos. Si con sus capacidades diferentes Vujicic logró graduarse como contador y es hoy un referente internacional sobre lo que puede lograrse cuando se hacen a un lado las barreras mentales, imagínese todo lo que podría lograr el presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado si se decidiese a mover sus trabajados músculos. Le dejamos mero abajo la fotografía para que sea usted quien juzgue su expresión y no nos ande creyendo.

 

La del estribo

Y ya que hablamos de imposibles, les dejamos la noticia de que Reyna Valdez Castro, directora de Programas Preventivos de la Secretaría de Seguridad Pública, popularmente conocida dentro de la administración pública estatal como “La niña diabólica” (Copyright Luis Enrique Ramírez. Todos los derechos reservados) al fin presentó el examen de control de confianza que por tanto tiempo había postergado utilizando sospechosas recetas médicas. Le deseamos de todo corazón que lo pase, no vaya a ser que corra la suerte de los cientos de agentes en puerta de perder sus puestos por no haber acreditado dicha prueba. Como dice la amiga Elizabeth Ávila Carrancio: ¡Ánimo!

 

 

Twitter:  @jramonguzman

 


Publicado el Lunes, 27 Octubre 2014 00:00
Visitas: 718