fuentesfidedignas.com.mx

Domingo 26 Septiembre 2021 16:23 hrs

Jorge Gómez Naredo

 

A sol y sombra

 

¿De qué sirve el actual IFE?

 

¿De qué sirve un instituto “ciudadano” que está integrado por personas nombradas por los diputados, es decir, por intereses políticos? ¿De qué sirve un instituto “ciudadano” que tiene como labor fundamental la objetividad e imparcialidad en su actuar y, quienes lo integran, obedecen a partidos políticos y/o a grupos de poder? ¿De qué sirve un instituto “ciudadano” que lleva  ya 12 años de resoluciones llenas de dudas y controvertidas, de corrupción y venalidad?

 

¿De qué sirve un instituto “ciudadano” que come recursos del Estado como perro hambriento y que tiene poca efectividad en lo que hace? ¿De qué sirve un instituto “ciudadano” que organiza elecciones, que las lleva a cabo, y que juzga y castiga no bajo preceptos objetivos, sino bajo líneas marcadas desde actores políticos?

 

Sí, ¿de qué sirve este Instituto Federal Electoral? ¿De qué sirve si, los que han violado la ley electoral en los dos últimos procesos electorales, son o fueron presidentes? ¿De qué sirve? 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnaredo

 

Jorge Gómez Naredo

 

A sol y sombra

 

El IFE: más cínicos, ¡imposible!

 

Según la Unidad de Fiscalización del Instituto Federal Electoral (IFE), quien más gastos hizo en las pasadas elecciones presidenciales fue la izquierda, es decir, la coalición Movimiento Progresista. 

Ante ello, ya plantean realizar medidas “correctivas”, es decir, imponer multas. Éste es lo que propondrá la Unidad de Fiscalización en unos cuantos días:

 

 

Partido

Sanción

PAN

2 millones 288 mil 629 pesos con 34 centavos

PRI

43 millones 693 mil 762 pesos con 55 centavos

PVEM

10 millones 923 mil 064 pesos con 10 centavos

PRD

54 millones 939 mil 774 pesos con 32 centavos

PT

38 millones 399 mil 946 pesos con 98 centavos

Movimiento Ciudadano

37 millones 020 mil 548 pesos con 46 centavos

Nueva Alianza

283 mil 975 pesos con 48 centavos

 

 

Es decir, los integrantes de la coalición que postuló el año pasado a Andrés Manuel López Obrador, tendrán que pagar, de aprobarse este proyecto de la Unidad de Fiscalización del IFE, la cantidad de 130 millones 358 mil pesos. 

La coalición que postuló a Enrique Peña Nieto, llamada Compromiso por México y formada por el PRI y el Verde Ecologista de México, 54 millones 586 mil pesos.

No valió que, en todo México, el gasto excesivo del PRI y del PVEM fuera evidentísimo. No valieron los miles de anuncios, los millones de votos comprados, las pruebas sobre las miles de baratijas que regalaron los del PRI. Nada, absolutamente nada valió. 

Este proyecto de “sanciones”, que seguramente aprobarán los consejeros del IFE, señoras y señores, es una burla. Así de simple. Y así de contundente. Así de cínicos. 

El IFE es una simulación. Y huele horrible. Fétido. A podrido.

 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnardo

 

Jorge Gómez Naredo

 

A sol y sombra

 

 

A Florence Cassez la dejaron libre tres votos de tres magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  Así de fácil. Así de simple. 

El caso Cassez evidencia muchos vicios de la impartición de justicia en el país. La apresaron un día y al siguiente, la volvieron a aprender. Todo con un objetivo: para que la televisión, o más precisamente, las televisoras, tuvieran una “nota” de antología: junto con la policía, los reporteros incursionarían en un rancho donde peligrosos secuestradores se ocultaban y tenían retenidas a varias personas. El vértigo. El miedo. El peligro. Una telenovela. Una serie de acción. ¡En vivo y a todo color! ¡Real!

Además, había un elemento atrayente: uno de los secuestradores, además de ser mujer, era francesa. ¡Una bomba “noticiosas”! Subirían los raitings.

La cuestión es que los montajes suelen a veces caerse. Y éste se cayó. Se supo que el “rescate” de las víctimas y la aprehensión de los delincuentes había sido un día antes. 

Este “pequeño detalle” fue, años después, el detonante de la excarcelación de Florence Cassez, quien ahora está libre y podrá viajar a Francia cuando lo desee. Si no es que ya lo hizo. 

¿Y las víctimas de Cassez? ¿Y las personas que fueron secuestradas por la banda que integraba ella? 

La justicia, en México, no es justicia. Es otra cosa. Y tiene muy poco de justa.

 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnaredo

Jorge Gómez Naredo

 

A sol y sombra

 

Más mediático que efectivo: Cruzada Nacional Contra el Hambre

 

La Cruzada Nacional Contra el Hambre fue presentada ayer por Enrique Peña Nieto en Chiapas. Y se hizo con bombo y platillo: los encargados de la logística de la presidencia hicieron el esfuerzo para que toda la élite política de la nación anduviera ahí pavoneándose, mostrando sonrisas, apretones de manos, saludos cordiales y de vez en cuando dos o tres rostros compungidos por los desposeídos de México: los que sufren pobreza extrema.

El programa Cruzada Nacional Contra el Hambre, según planteó Peña Nieto, tiene cuatro pilares: a) es de orientación focalizada, es decir, se concentrará solamente en 400 municipios de alta pobreza extrema y carencia alimentaria; b) actuarán en conjunto diversas dependencias gubernamentales; b) se buscará fortalecer las “capacidades productivas” de los espacios donde se lleve a cabo el programa; y d) lo beneficiados serán sujetos activos, y no pasivos.

Nadie puede estar en contra de luchar contra la pobreza. Sin embargo, el programa que presentó ayer Peña Nieto, más que una intención sincera de erradicar las desigualdades y abatir la carencia alimentaria, es una estrategia mediática para ensalzar la labor social de Peña Nieto.

Los del PRI, si realmente hubieran querido acabar con la pobreza extrema, no la hubieran aprovechado para comprar votos al por mayor en el pasado proceso electoral. 

Si de verdad Enrique Peña Nieto busca combatir la pobreza extrema y erradicar las desigualdades en este país, el camino que tomó es el equivocado. Eso no se termina con programas que son más mediáticos que efectivos. Eso comienza por iniciar una reingeniería del sistema económico que rige hoy al país. Y eso…, no se ve que vaya a pasar. 

 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnaredo

 

Jorge Gómez Naredo

 

A sol y sombra

 

Felipe Calderón: el culpable que no será juzgado

 

Lo que comenzó mal, terminó mal. Felipe Calderón llegó a la presidencia de México vía un fraude electoral, a la mal: haciendo trampas. Y se fue en un país convertido en un baño de sangre: con gente muerta por todos lados, con desaparecidos, con gente llorando, con gente llena de tristeza, con gente desesperada. 

Calderón pasará a la historia de México como un presidente que no se inmutó ante el baño de sangre que él mismo contribuyó a crear. 

Desgraciadamente, en este país se tiene la mala costumbre de no castigar a los culpables y hacer culpables a los inocentes. En el período de Felipe Calderón, fue evidente que todo asesinado, que todo muerto en un ambiente de inseguridad y delitos, era culpable. Si fue asesinado, entonces era de los “malos”, de los “delincuentes”, de los “asesinos”. Los culpables eran culpables sin juicio, sin proceso legal, por el simple hecho de haber sido asesinados.

En cambio, Felipe Calderón, quien fue culpable (porque él era el presidente, porque él era quien llevaba las riendas de la seguridad en el país), no ha sido juzgado y, como todo parece indicar, jamás lo será. No se le fincarán delitos. No se le tocará ni con el pétalo de una averiguación. Entre poderosos se pacta. Entre culpables se cubren las espaldas y se limpian de culpabilidades compartidas.

Felipe Calderón recibe una pensión por haberle “prestado sus servicios a la patria”. A todos lados a donde va, guaruras pagados por el estado (con los impuestos de los mexicanos) lo acompañan. Lo defienden. Lo cuidan. Le brindan seguridad. No solamente a él, sino a toda su familia. 

Esto no es justo. Esto no es ético. Esto, más bien, es un elemento más nos indica que el país anda patas arriba.

 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnaredo

 

Página 1 de 11