fuentesfidedignas.com.mx

Domingo 26 Septiembre 2021 16:51 hrs

Jorge Gómez Naredo

Yuriana Díaz | 03:50 - 01 Diciembre 2012

 

A sol y sombra

 

Para iniciar la reconstrucción del país se precisa castigar a Felipe Calderón

 

 

Hoy concluye el sexenio de la muerte y de la sangre. El sexenio de la ilegitimidad. Hoy se va Felipe Calderón, quien robó la presidencia (o le ayudaron a robarla), y que hizo del país un matadero. Una carnicería. Una hecatombe humanitaria.

Quienes en 2006, desde los poderes económicos y políticos, además de los mediáticos, apoyaron a Calderón para hacerse de la presidencia a sabiendas que no la había ganado y que lo que hacía era un fraude electoral execrable, no han sido castigados. Y eso se llama impunidad. Y eso es un delito.

Felipe Calderón asumió la presidencia de la República en un mar de protestas. Mucha, muchísima gente en el país nunca lo consideró presidente. Ni en 2006 ni en 2012. Y es que, ¿cómo puede ser presidente un personaje que ganó la elección, como él mismo reconoció, “haiga sido como haiga sido”? ¿Cómo pude ser considerado presidente un tipo que jamás tuvo ni la preparación ni las capacidades ni la gente para gobernar a un país como México? 

La ilegitimidad de Felipe Calderón jamás se borró. Él fue, siempre, en cada acto que realizó, en cada palabra que pronunció, un presidente ilegítimo. Pero además de eso, él fue un delincuente al usurpar la presidencia de México. 

Sí, es cierto, las sacrosantas instituciones dominadas por unos cuantos grupos de poder dijeron que Calderón había ganado, que la elección en 2006 había sido limpísima. El Instituto Federal Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, como lo hicieron también en 2012, decidieron que en México, la vía democrática estaba cerrada para las izquierdas y que solamente podría “gobernar” quien fuera nombrado por uno minúsculo grupo de poder. Aparentaron legalidad, a sabiendas que se habían violado las normas mínimas para acceder al poder.

Hoy Felipe Calderón deja de ser presidente. Hoy, o mañana, o en una semana o en quince días, se irá del país y será acogido por la Universidad de Harvard. Pero jamás se debe olvidar que él, además de haber usurpado la presidencia de un país, fue el culpable de cientos de miles de muertes que se dieron durante estos últimos seis años. 

Padres que perdieron a sus hijos. Hijos que perdieron a sus padres. Madres que extraviaron a sus hijos. Hermanos que se quedaron sin sus hermanos porque había una guerra, una guerra que nadie pidió y que fue provocada por la irresponsabilidad de un hombre llamado Felipe Calderón.

Pero no solamente fue la “guerra” (hecha sin planeación, sin ir al fondo de las causas que posibilitan el narcotráfico). Fue más. En el gobierno de Felipe Calderón aumentó la pobreza de los mexicanos y dejó, en pocas palabras, al país en un despeñadero, con el tejido social completamente hecho añicos.

¿Se debe castigar a Felipe Calderón? Por supuesto que sí. Es inadmisible que un delincuente (un usurpador asesino) quede libre, sin pena que cumplir. La impunidad sería un grave golpe para los mexicanos, para la viabilidad de este país.

Pero el impulso para castigar a Felipe Calderón no provendrá de la clase política mexicana. Ellos se arreglan arriba y jamás abajo. Ellos pactan en restaurantes de lujo o en oficinas gigantes. Y ni el PAN ni el PRI ni el PRD buscarán castigar a Felipe Calderón, pues eso abriría la puerta para que ellos mismos, en un futuro, fueran también castigados.

Por eso, la enjundia para que Calderón pague sus delitos debe provenir desde la sociedad. Y no se debe olvidar esta petición. No se debe dejar de pelar por ello. Será difícil, será complicado. Pero, sin duda, la reconstrucción de México implica que los culpables de tanto mal (como lo fue Calderón) tengan un castigo ejemplar. Eso beneficiaría muchísimo al país: le daría un poco de vida.

 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnaredo


Publicado el Sábado, 01 Diciembre 2012 03:50
Visitas: 6135