fuentesfidedignas.com.mx

Domingo 26 Septiembre 2021 15:03 hrs

Jorge Gómez Naredo

Yuriana Díaz | 02:04 - 08 Enero 2013

 

 

A sol y sombra

 

Patético: Rebeca Terán, la diputada que no sabía nada

 

María Rebeca Terán Guevara tiene una cuenta en la red social Facebook. En su fotografía de “perfil” aparece nada más y nada menos que con el galán de galanes: Enrique Peña Nieto. Ambos muy sonrientes. Ambos muy llenos de felicidad.

Los 10 comentarios de esta foto son bien interesantes. Por ejemplo, Rosaura Barrera escribe “Qué guapos”; Joana Esquivel Téllez: “Qué envidia y de la buena maestra”; Jorge Alberto Santos, indica: “Felicidades maestra, se ve bien. Saludos para ambos. Dios los bendiga”. Juan Aguilera: “maestra, me da gusto que una persona como usted esté en el lugar donde se merece, y usted que pueda estar con nuestro presidente Enrique Peña Nieto, salúdemelo porque yo nunca podré aserlo [sic]. De su amigo que siempre se acuerda de usted”. 

Rebeca Terán es diputada federal, pero no iba a serlo. Al menos en esta Legislatura. El distrito por el cual hoy es representante popular es el 7 de San Luis Potosí, que tiene su cabecera en Tamazunchale, en la Huasteca potosina. Y no iba a ser diputada porque era “la suplente de la suplente”. Sí, el PRI, para cumplir las cuotas de género, designó a Paula Delgado Rodríguez en sustitución de un hombre. Sin embargo, ésta, después de un tiempo, decidió renunciar a la candidatura y entró en su lugar Terán Guevara. 

La potosina Rebeca hubiera pasado desapercibida para la mayoría de la población mexicana durante los tres años que durará su gestión como legisladora: intervenciones en tribuna muy limitadas, muy grises y sin mucho lustre; algunas iniciativas que no se aprobarían jamás; dos o tres propuestas sin mucho cacumen y casi inexistente trascendencia. 

Rebeca, en realidad, significa sólo y únicamente un voto para la bancada del PRI, un voto para que los del tricolor logren la tan anhelada aplanadora.

Pero este “bajo perfil” se desfiguró el martes 18 de diciembre de 2012. Y es que, cuando se estaba discutiendo algunos puntos sobre el redondeo en tarifas de telefonía celular, ella, muy propia, muy llena de experiencia y conocimiento, se subió a la tribuna. Y comenzó a leer: “Compañeras y compañeros diputados. Con su avenia [sic] señor presidente. Los airiopuertos [sic] son instalaciones estratégicas que cumplen una función social”. 

Pronto, Francisco Agustín Arroyo Vieyra, su compañero de partido y quien funge actualmente como presidente de la Mesa Directiva en el Congreso de la Unión, le comentó: “diputada, creo que aterrizó en pista equivocada. Estamos hablando de teléfonos celulares. Pero no se preocupe, hable de los celulares y de lo beneficioso que es para la sociedad que ya no se vaya a cobrar el redondeo. Y no se preocupe, a todos nos pasa”. 

Hubo risotadas, y también aplausos. La diputada se dedicó, por varios minutos, a buscar el escrito de “los celulares”. Y no lo encontró. A pesar de haberse discutido en el pleno el tema de la eliminación del redondeo en las tarifas de telefonía celular, Rebeca Terán no sabía absolutamente nada del asunto. Y como no le llevaban ningún escrito al respecto (que alguno de sus muchos asesores le hubiera redactado), tuvo que improvisar inteligentemente. Dijo: “De acuerdo al posicionamiento, estamos de acuerdo los compañeros de la bancada del PRI con el posicionamiento en beneficio de los usuarios de nuestro país en el sentido de las telecomunicación del cual se ha hablado en este punto de acurdo. Es cuanto señor presidente”. Fue todo. Se bajó de la tribuna y se dirigió a su curul.

La imagen quedó bien marcada: una diputada que, se supone, sabe del asunto, que está empapada del tema, que escuchó los posicionamientos, que estuvo atenta a la discusión que se realizaba enfrente de ella y que forma parte de la comisión de transporte, no sabía qué decir. No estaba enterada de nada. De absolutamente nada.

María Rebeca Terán Guevara es una diputada entre muchas diputadas y diputados que saben poco de lo que sucede en el país pero que, a pesar de eso, cumple una función de “legisladores”. Verdaderamente patético. Indigno. 

 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnaredo

 

Publicado el Martes, 08 Enero 2013 02:04
Visitas: 5902