fuentesfidedignas.com.mx

Domingo 26 Septiembre 2021 16:22 hrs

Jorge Gómez Naredo

Yuriana Díaz | 01:38 - 24 Enero 2013

 

A sol y sombra

 

 

A Florence Cassez la dejaron libre tres votos de tres magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.  Así de fácil. Así de simple. 

El caso Cassez evidencia muchos vicios de la impartición de justicia en el país. La apresaron un día y al siguiente, la volvieron a aprender. Todo con un objetivo: para que la televisión, o más precisamente, las televisoras, tuvieran una “nota” de antología: junto con la policía, los reporteros incursionarían en un rancho donde peligrosos secuestradores se ocultaban y tenían retenidas a varias personas. El vértigo. El miedo. El peligro. Una telenovela. Una serie de acción. ¡En vivo y a todo color! ¡Real!

Además, había un elemento atrayente: uno de los secuestradores, además de ser mujer, era francesa. ¡Una bomba “noticiosas”! Subirían los raitings.

La cuestión es que los montajes suelen a veces caerse. Y éste se cayó. Se supo que el “rescate” de las víctimas y la aprehensión de los delincuentes había sido un día antes. 

Este “pequeño detalle” fue, años después, el detonante de la excarcelación de Florence Cassez, quien ahora está libre y podrá viajar a Francia cuando lo desee. Si no es que ya lo hizo. 

¿Y las víctimas de Cassez? ¿Y las personas que fueron secuestradas por la banda que integraba ella? 

La justicia, en México, no es justicia. Es otra cosa. Y tiene muy poco de justa.

 

Jorge Gómez Naredo

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@jgnaredo


Publicado el Jueves, 24 Enero 2013 01:38
Visitas: 5852