fuentesfidedignas.com.mx

Lunes 14 Junio 2021 14:46 hrs

Diez motivos para amar a tu perro

David Nieves Lara / Vista Magazine | 00:00 - 28 Octubre 2014

Me es difícil imaginar un mundo sin perros y, en ocasiones, de verdad creo que ellos representan lo divino en este planeta. La aparente falta de raciocinio tal vez sea la cualidad ideal para hacer de este mundo un lugar mejor y aquí hay varios motivos que podrían corroborar esta teoría.

 

Los motivos:

 

1. Siempre te dará amor incondicional, no importa lo que pase. Al regresar de un día pesado de trabajo, puedes contar con ese abrazo perruno que te hará olvidar cualquier preocupación.

 

2. No necesita de palabras para expresar los mejores sentimientos. De hecho, una simple mirada de tu amigo de cuatro patas puede reflejar más ternura que las promesas de amor de esas personas interesadas en ti.

 

3. Te hace sentir como lo que eres: una persona valiosa, especialmente cuando incluso tú mismo lo has olvidado.

 

4. ¿Buscas fidelidad? Entonces ya la encontraste, y viene envuelta en una forma muy simpática y peluda. Él (¡o ella!) jamás te defraudará ni traicionará.

 

5. Si tienes una perrita, ella te enseñará las más valiosas lecciones maternales que podrás aprender, tales como defender a sus cachorros, amarlos y protegerlos en todo momento.

 

6. Su inocencia es contagiosa: Nunca lo verás manifestar lujuria, codicia o maldad, características desafortunadamente comunes en muchos seres humanos.

 

7. Al contrario de tu novio (a) celoso (a) o un amigo pesimista, ellos viven en el presente. No existen pasado ni futuro en su agenda y sólo se conforman con estar a tu lado.

 

8. No importa los errores que cometas, jamás te juzgará. Al contrario, siempre te levantará el ánimo.

 

9. Son buenos para tu salud, ya que acariciar continuamente a tu perro ayuda a reducir la presión sanguínea.

 

10. Es el mejor “familiar” que podrás tener, ya que nunca peleará ni discutirá contigo. Sólo te dará amor y más amor.

 

Publicado el Martes, 28 Octubre 2014 00:00
Visitas: 352