fuentesfidedignas.com.mx

Martes 25 Enero 2022 21:52 hrs

 TECNOVIDA  

Román Ochoa

El Atlas de las Nubes

01:32 - 15 Mayo 2013

 TECNOVIDA  

 

Román Ochoa

 

Tal vez algunos de ustedes recuerden el disquete, el medio de almacenamiento más popular en los años ochenta. El más avanzado tenía la capacidad de 1.44 MB, aproximadamente una tercera parte de una canción grabada en formato mp3. Ahora tenemos micro tarjetas (microSD) de hasta 64 GB de capacidad  que pueden almacenar más o menos 16,000 canciones y fotografías. Tomemos en cuenta que el disco de acetato tardó 40 años en ser reemplazado, el disquete fue reemplazado en menos de 20 años por el disco compacto (CD). Es impresionante cómo la tecnología avanza cada vez más rápido. 

 

En 1988 se inventó el CD y después el CD grabable (CD-R) que reemplazaron el uso del disquete y sus variables. El primer CD tenía una capacidad de 74 minutos de audio o 650 MB. Apoyado por la industria de la música y los fabricantes de computadoras tomó mucha popularidad. Primero fueron solo los lectores de CD que se incluyeron en las computadoras, después las quemadoras de CD-R. En esos tiempos toda la información que se compartía se hacía grabada en CD, algo que ahora parece muy primitivo.

 

Solo siete años después de la invención del CD, se introdujo al mercado el disco de video digital (DVD) con una capacidad de 1.46 GB (9.4 GB en versiones futuras). Al principio se usó únicamente para la distribución de películas, hasta que se diseñaron quemadoras de DVD más accesibles al consumidor en el 2007. Fue entonces que el DVD rebasó al CD.

 

En el 2006 llega el disco Blu-ray con capacidad de 25 y 50 GB, acompañado del furor de las películas en alta definición (HD). A causa del alto costo de los discos, los reproductores, quemadoras y de los monitores que reproducen en HD, este formato no ha tenido el éxito de sus antecesores. Como medio de transporte de información no ha tomado vuelo, ya que se han desarrollado otras tecnologías más aptas para ello.

 

El medio de transporte de información con más capacidad disponible en el mercado es el disco duro externo, hasta 6 TB. Cada TB se compone de 1,024 GB y el usuario común tendría que esforzarse para acercarse a llenar un TB. El problema con estos dispositivos es su alto costo y su fragilidad. Un golpe fuerte al dispositivo puede resultar en la pérdida catastrófica de toda la información.

 

Las memorias flash son las más populares para el transporte de información, por lo fácil que es grabar y borrar información de ellas. Las memorias flash incluyen las tarjetas de memoria (en sus diferentes tamaños y capacidades) y las memorias flash de USB. Tomemos en cuenta que USB (Universal Serial Bus) es el nombre del puerto que se usa para conectar las memorias a las computadoras, no el del dispositivo. ¿Quién de ustedes no tiene una memoria flash

 

La memoria flash de USB con más capacidad disponible hoy es de 256 GB, este año se estrenará una con un TB de capacidad. Las memorias flash tienen un ciclo de vida muy corto, a diferencia de los discos duros que viven aproximadamente cinco años, por eso se recomienda usarlas solo como un medio temporal de almacenamiento. 

 

¿Y el Internet? Empecemos por los correos electrónicos. Los servicios de correo electrónico gratuito más populares son Gmail, Yahoo! y Hotmail (ahora llamado Outlook) que tienen un límite de peso en sus archivos adjuntos de 25 MB,  aún con las herramientas para comprimir archivos como WinZip y WinRAR, no es suficiente para las necesidades actuales. Por cierto, su nivel geek tiene mucho que ver con el correo que usa. 

 

Ahora veamos la nube. No la del cielo, sino “the Cloud”: un servicio o aplicación que se aloja o ejecuta en algún servidor a través de Internet. Mediante uno de estos sistemas se almacena un archivo en un servidor, al que se puede tener acceso para descargar o usar desde un portal o una aplicación (de computadora de escritorio o dispositivo móvil), es decir, no es necesario estar en la misma computadora que usó para subir el archivo para después descargarlo o modificarlo. Lo puede hacer desde cualquier dispositivo con acceso a Internet, similar a entrar a una cuenta de correo. 

 

La idea principal consiste en subir un archivo a la nube, desde ahí compartirlo con quien guste. Si son usuarios del mismo servicio, se pueden compartir los archivos o carpetas que elijan. Si no son usuarios del mismo servicio, es posible crear un link del archivo y compartirlo con otra persona para que lo descargue. Otro uso consiste en subir un archivo en la computadora de su casa para descargar o modificar en la computadora de su trabajo, sin necesidad de transportarlo por algún medio físico. Hay otros usos que seguro descubrirá con la práctica. 

 

Entre los servicios más populares de almacenamiento en la nube está Google Drive. El servicio gratuito limita el usuario a cinco GB, es necesario pagar para tener más capacidad de almacenamiento. Se integra con Gmail (y otros servicios de Google) para poder mandar archivos adjuntos con un peso mayor de 25 MB. Próximamente Google unificará el espacio de almacenamiento de Google+, Gmail y Google Drive, que sumarán un total de 15 GB gratis. 

 

Otro es Microsoft SkyDrive. Al inscribirse obtiene acceso a siete GB de almacenamiento gratis, para más capacidad hay paquetes disponibles. 

 

También existe Apple iCloud. El servicio básico es de cinco GB y también se integra con otros productos de Apple para mayor funcionalidad. 

 

El servicio más popular es sin duda  Dropbox, por todas las funciones que posee. Este solo ofrece dos GB de espacio gratis, pero se adquiere más con cada persona que usted recomiende a usar el servicio, además de los paquetes disponibles para la renta de mayor almacenamiento. 

 

Existen más servicios, si los enumeramos todos tardaríamos un largo rato. ¿Cuál servicio debe de usar? La recomendación es que todos. Si suma todos los GB que adquiere gratis, son más que suficientes para el usuario normal. 

 

Algunas computadoras de última generación ya no incluyen un lector de discos. Las memorias flash no son fiables y, al igual que los discos duros, tienen fecha de caducidad. Cada vez son más los usuarios de la nube y las empresas que ofrecen este servicio. Como dice compulsivamente al final de la película el personaje de Howard Hughes en El Aviador: “The way of the future”.

 

 

Recomendaciones de hoy:

 

Existe un servicio llamado Pocket, está diseñado para guardar páginas mientras usted navega la web para leer en otra ocasión, aunque no tenga conexión a Internet. Excelente para las veces que descubre algo interesante y no cuenta con el tiempo de leerlo en ese momento. Cuenta con extensiones para Chrome y Firefox que funcionan muy bien y aplicaciones para dispositivos móviles.

 

BlackBerry anunció que este verano ofrecerá una versión gratuita del BBM para Android y iOS. Demasiado tarde, ¿no lo creen?  

 

Lo siguiente es una invitación para participar en los comentarios en la parte de debajo de la página. Aprovechemos este espacio para aprender de todos. Expongamos nuestras dudas, aportaciones o aclaraciones. En pocas palabras, armemos una comunidad. ¿O McFly?

 

Siempre estoy al pendiente de los comentarios en la página y de Twitter en @RomanOchoa.

 

Posdata: Para los nuevos lectores; le pueden dar clic a las palabras en azul, son enlaces que los llevarán a otras páginas con más información o a algunas sorpresas.


Publicado el Miércoles, 15 Mayo 2013 01:32
Visitas: 5740