fuentesfidedignas.com.mx

Martes 25 Enero 2022 21:26 hrs

TECNOVIDA

Román Ochoa

Alta Fidelidad

01:45 - 29 Mayo 2013

TECNOVIDA

Román Ochoa

 

 

 

 

¿Cuándo fue la última vez que escuchó un artista nuevo que realmente le gustó? Es decir, un artista nuevo para usted; no importa si el artista ya tenga mucho tiempo de carrera, sino que lo escucha por primera vez y desde entonces lo incluye en la lista de sus músicos favoritos.  Para efectos de este ejercicio, excluya de su respuesta a los supergrupos y a los “artistas” nuevos que interpretan canciones que ya fueron famosas (covers). 

En las últimas décadas el control sobre la difusión que se les da a los músicos ha ido en aumento. Cada vez son más los artistas fabricados por las grandes corporaciones con la única finalidad de vender. Escogen a estas personas basándose en su imagen o en sus influencias, después usan su inmensa maquinaria mediática para difundir al extremo su música, hasta que se vuelve popular y al consumidor no le quede de otra opción más que escucharla. En las palabras de Maynard James Keenan:Shut up and buy”.

Bueno, la finalidad de la industria musical siempre ha sido vender. Pero es común escuchar que en épocas anteriores las disqueras firmaban contratos con artistas basado en su talento. 

La forma de descubrir nueva música evolucionó mucho a través de los años.  La única vigente son las recomendaciones hechas por su círculo social. Usualmente comparte gustos similares con sus amistades y otras personas que lo rodean. Suele suceder que alguna de estas personas escuche a algún artista y se lo recomiende.

También teníamos a la radio. En sus tiempo de gloria, el disc jockey (DJ) tenía cierta libertad de escoger la música que ponía en su programa. Era posible escuchar al DJ que compartiera sus gustos musicales y descubrir nuevos artistas. Este método ha mermado, ya que a las disqueras obligan a la mayoría de los DJ a transmitir música previamente seleccionada. 

En los ochenta se popularizó el fenómeno de los videos musicales. El canal Music Television (MTV) transmitió su primer video en 1981; casualmente (lo más probable es que fue intencionalmente) fue el video de la canción Video Killed the Radio Star (El Video Mató a la Estrella de la Radio) de la banda The Buggles. Durante dos décadas MTV fue el mejor medio para escuchar nueva música, aunque el video jockey (VJ) sufría de las mismas restricciones que el DJ. El acceso a este canal estuvo limitado por ser transmitido solo por televisión por cable, un lujo para la mayoría de las personas, pero esto no impidió que MTV fuera pionero de la moda musical. Se critica mucho a MTV porque dejó de transmitir videos musicales; la razón es sencilla, no puede competir con YouTube. 

Desde hace varios párrafos atrás se estará preguntando qué tiene que ver todo esto con la tecnología. Si no se lo preguntaba, ahora lo hace.

Los avances tecnológicos nos han dado otros instrumentos para descubrir música. El que mencionamos al principio lo vivimos  aún más a través de las redes sociales. Muchas personas usan Facebook, Twitter y otras plataformas, para compartir la música que escuchan o el descubrimiento de algún artista nuevo para ellos. La mayoría de las veces lo hacen con la intención de recomendar una canción o artista, a veces la intención es solo demostrar que son fanáticos de ciertos músicos; de igual forma estamos expuestos a los gustos de otras personas, para bien o para mal.

Existen varias aplicaciones y servicios diseñados para descubrir nuevos artistas, programados con algoritmos diseñados específicamente para esa función. Definitivamente el más popular es YouTube. En su página de inicio ofrece recomendaciones al usuario basado en los videos más popular del sitio. Si tiene una cuenta de Google, las recomendaciones se basan en el historial de los videos observados. También cuenta con su sección social donde puede acceder a los videos que comparten sus contactos a través de Facebook o Twitter. 

Spotify también sirve para descubrir nuevos artistas. Ya creada su cuenta puede seguir a otras personas, escuchar sus listas de reproducción y ver lo que ellos escuchan. En su servicio de radio, al escoger el género musical que más le agrade, puede usar los íconos de “me gusta” o de “no me gusta” para modificar las canciones que serán reproducidas; con el tiempo el software aprenderá sus gustos y  le recomendará artistas similares a los que son de su agrado. También puede darse una vuelta por las secciones de What’s New y Top List para ver qué encuentra. 

Hay un servicio en línea llamado tunein. Es una página donde puede encontrar varias estaciones de radio en línea de diferentes géneros. La ventaja es que la mayoría de estas estaciones no son controladas por las disqueras y el DJ tiene libertad absoluta para poner la música que se le antoje. 

Otra fuente de nueva música son las películas y los programas de televisión. Usualmente los productores buscan originalidad en la banda sonora (soundtrack). Con un poco de tiempo, seguro puede encontrar en Google el nombre del artista y de la canción que haya escuchado en una película o programa. Por ejemplo: el soundtrack de cualquier película de Tarantino tiene excelente calidad musical y de varios géneros.

Exciten muchas otras opciones similares a Spotify y tunein como Serenedip, IcebergRadio, rdio, 8tracks, Grooveshark, entre otras, con capacidades similares. Con las herramientas que tenemos a la mano no hay excusa para estancarnos en nuestra zona de confort musical y perdernos de toda esa buena música que existe fuera de la mercadotecnia de las disqueras. 

Como dice Zack de la Rocha en su ira contra la máquina: “Fuck you, I won't do what you tell me”. 

 

Recomendaciones de hoy:

Dragdis es un servicio similar a Pocket (que ya recomendamos en otra ocasión). La diferencia es que Pocket solo guarda la página para leerla después, Dragdis permite guardar, organizar y categorizar casi cualquier cosa que encuentre en la web: imágenes, links, texto, videos, entre otras cosas. Ideal cuando encuentra algo navegando por la web que piensa que podrá necesitar en un futuro. 

Google Keep es un servicio para almacenar notas en la nube que se sincroniza en todas las plataformas a través de Google Drive (ya hemos platicado de la nube y de Drive en El Atlas de las Nubes). Consiste en crear rápidamente notas de texto, voz, fotos y listas como recordatorios. Está disponible para Android, Chrome, a través de cualquier navegador web y próximamente iOS.  

 

Si gustan más información dejen un comentario o un tuitazo a @RomanOchoa.

 


Publicado el Miércoles, 29 Mayo 2013 01:45
Visitas: 5684