fuentesfidedignas.com.mx

Martes 25 Enero 2022 21:54 hrs

TECNOVIDA 

Román Ochoa

La Isla del Tesoro

01:31 - 19 Junio 2013

TECNOVIDA 

 

Román Ochoa

 

 

 

¿Recuerdan a Napster? Fundado por Sean Parker en 1999, revolucionó la industria de la música y puso en el ojo del huracán a la piratería en Internet. Era un servicio que permitía el intercambio de archivos entre dos computadoras a través de Internet (Peer-to-peer o P2P), típicamente eran archivos de audio, especialmente música en formato MP3. El software permitía al usuario buscar un archivo en otras computadoras conectadas a la misma red, para después descargarlo a su computadora. 

 

El sistema era sencillo: una persona compraba un disco, usaba algún software para convertirlo en formato MP3, conectaba Napster y cualquier persona en el mundo con acceso a Internet, lo podía descargar para escucharlo sin comprarlo. Era música gratis, legal o no, a la mayoría de los usuarios no le importaba. 

 

La batalla legal de los músicos y las disqueras comenzó cuando un demo de la canción I Disappear de Metallica se distribuyó por Napster. Lars Ulrich, baterista de Metallica y proclamado por sí mismo “el hombre más odiado del rock & roll”, lideró la guerra. A causa de eso, muchos fanáticos de Metallica dejaron de comprar su material en protesta. Dejamos, kemosabe.

 

Se unieron otros artistas como Dr. Dre y Madonna con las empresas disqueras para demandar a Napster por violar sus derechos de autor. En julio de 2001 Napster apagó completamente su red al perder la demanda y varias apelaciones.

 

Sean Parker continuó con otros proyectos, llegó a ser el primer presidente de Facebook después de conocer a Mark Zuckerberg en el 2004. Pero esta es otra historia. La película The Social Network cuenta esa parte. Aunque no es una versión oficial de los hechos, está basada en los testimonios de los careos de las demandas contra Facebook.  

 

Muchos apoyaban a Napster, alegando que en realidad no disminuía las ventas. Lo consideraban una forma de promocionar su música en mercados que de otra forma no podrían alcanzar. La baja calidad del formato MP3 de esos tiempos, motivaba a las personas a comprar los discos para disfrutar de la música; es decir, a la larga, vendían más discos. También fue una plataforma importante para músicos independientes. Estos músicos sin disquera, usaban Napster para promocionarse y ser escuchados. 

 

El consumidor fue quien más se benefició de esta guerra contra la piratería, al bajar los precios de los discos. Los artistas y las disqueras fueron obligadas a ofrecer más que un disco en una caja. Cambiaron su estrategia de ventas: incluyeron arte en los libritos que viene en la caja, códigos para descargar algún tipo de multimedia o para tener acceso a un sitio, DVD con los videos de las canciones o documentales de cómo se grabó el disco, entre otras cosas. 

 

La tecnología ha avanzado años luz desde los tiempos de Napster. La conexión a Internet es más rápida, accesible a más personas y más barata. El MP3 tiene mejor calidad y ahora tenemos el formato FLAC; la existencia de la mejora en calidad de los archivos comprimidos de audio que ahora son más pesados, tiene mucho que ver con el aumento de la velocidad de Internet y de la capacidad de almacenamiento de datos.  

 

También los medios para compartir archivos son mucho más avanzados. Tenemos los servicios de la nube, que platicamos en El Atlas de las Nubes. El sistema P2P por excelencia es el BitTorrent. Funciona muy similar al sistema de Napster, la diferencia es que en lugar de descargar un archivo de una sola computadora, se descarga de muchas a la vez. 

 

Existen muchas páginas para encontrar torrents, la más famosa es sin duda The Pirate Bay. En una de esas páginas se puede buscar torrents de música, libros, películas, software, juegos, video y otras cosas. Después de descargar el torrent deseado, se utiliza un software como uTorrent para conectarse a la red. Habrá varias personas descargando el mismo archivo (leechers) de las computadoras de quienes tienen el archivo (seeders). Los archivos se descargan en fragmentos; es decir, descarga una parte del archivo de algún seeder y otras partes de otros al mismo tiempo. Al momento que descarga alguna parte del archivo su computadora se vuelve seeder de ese fragmento. Este proceso lo hace muy eficaz para descargar archivos de mucho peso. Otra ventaja es que, a diferencia de Napster, es posible pausar y reanudar las descargas. 

 

Hasta la fecha no ha quebrado ninguna empresa a causa de la piratería en Internet. Las disqueras, empresas cinematográficas, editoriales, etc., siguen con ganancias descomunales cada año. El software más pirateado es el de Microsoft y Bill Gates es el hombre más rico del mundo. La película más pirateada es Avatar, que ha ganado aproximadamente tres mil millones de dólares. 

 

Esa no es una excusa para piratear todo lo que se nos ponga en frente, pero es una excelente forma de protesta para obligar a las empresas a ofrecer mejor calidad en sus productos. 

 

Curiosamente en la lista de los países que más piratean, México se encuentra en el número 53. ¿Somos o estamos piratas?

 

 

Recomendaciones de hoy:

Quienes usamos Spotify para Windows nos dimos cuenta de la falta de un ecualizador. Afortunadamente Equalify viene al rescate. Solo instale, reinicie Spotify y cuando comience a tocar una canción tendrá acceso al ecualizador (en la parte de arriba, al lado derecho de la barra de búsqueda).

 

@wera_supernova nos da unos excelentes tips para crear un blog. Pueden ver el video aquí.

 

En la columna pasada de Alta Fidelidad hablamos de formas de descubrir nueva música. Una de esas formas era escuchar y después buscar los soundtracks de películas y programas. Agregamos la serie de House a la lista de programas con una excelente soundtrack. Si les gusta el blues y el jazz, escuchen la música original de la anime Cowboy Bebop.

 

Si gustan más información dejen un comentario o un tuitazo a @RomanOchoa


Publicado el Miércoles, 19 Junio 2013 01:31
Visitas: 5541