fuentesfidedignas.com.mx

Martes 25 Enero 2022 23:26 hrs

TECNOVIDA  

Román Ochoa

Pegado a la Caja

01:29 - 10 Julio 2013

TECNOVIDA  

 

Román Ochoa 

 

 

 

¿Qué haría con 23 horas y media extra a la semana? La mayoría de las personas usan ese tiempo para ver televisión. 23 horas y media es el promedio de horas que una persona pasa frente a la televisión en una semana. Casi un día entero. Luego nos preguntamos por qué Televisa tiene tanto dinero.

 

Dato curioso: el promedio por día en México es de tres horas 22 minutos, a diferencia de Estados Unidos que es de cinco horas 11 minutos. Probablemente no se deba a que pensamos igual que Groucho Marx: “Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende me voy a otra habitación y leo un buen libro”, sino a que el día laboral es más largo en México y en consecuencia, hay menos tiempo de ocio. 

 

El 94.7% de los hogares en México tiene mínimo un televisor, en contraste, solo el 37% tiene Internet; sin embargo, hay una fuerte tendencia a pasar más tiempo en Internet que frente a la televisión. Obviamente  si nos referimos a ese 37% que cuenta con Internet. Cada vez le restan horas a la televisión para agregárselas al Internet, el promedio es de 24 horas 42 minutos a la semana. 

 

Con tanta demanda, inmensas ganancias de la industria de televisores y una fuerte competencia por un pedazo del pastel, la tecnología de las televisiones ha evolucionado mucho; desde los televisores de bulbos hasta televisores inteligentes. 

 

Derivado del constante uso que le damos a los televisores, resulta pertinente preguntarse: ¿cuál es la mejor televisión? Como siempre recomendamos en este espacio: en la tecnología lo más poderoso, nuevo o con mayores recursos no es siempre lo mejor. Lo ideal es lo que más se acomode a nuestras necesidades. 

 

Empecemos por los tipos de pantallas: 

Actualmente las pantallas más populares son las de cristal líquido (LCD), de LCD con retroiluminación LED y de plasma (PDP).

 

Las pantallas LCD son las más fabricadas y vendidas hasta la fecha. Lo más seguro es que la computadora en la que lee estas palabras use esta tecnología. Tienen la ventaja de ser delgadas, livianas, disponibles en muchos tamaños, produce el brillo suficiente para verse en lugares con mucha luz y es más barata que otros tipos de pantallas. Sus desventajas más notables: es necesario estar directamente frente a la pantalla para que la imagen se vea bien, tiene una pobre saturación de color (colores menos reales), el color negro se ve deslavado, tiene una baja proporción brillo/contraste y el movimiento rápido de una imagen deja una estela momentánea. Todas sus desventajas son más notables en sus versiones de alta definición.

 

Las pantallas LED son iguales que las LCD pero iluminadas con diodos que emiten luz (LED). Es decir, una versión de las pantallas LCD, no una televisión completamente diferente. Las únicas ventajas sobre la LCD normal es que los colores se ven más reales, tiene mejor contraste y el negro no se ve tan deslavado, pero las demás desventajas persisten aparte de ser un poco más costosas.

 

La pantalla de plasma soluciona los problemas de la pantalla LCD, pero tiene sus propias desventajas: cuando un elemento de una imagen se muestra durante un periodo prolongado  en una sola área de la pantalla, puede “quemarse” y permanecer por mucho tiempo; es más pesada y gruesa que la LCD; es más costosa que la LCD y LED; poco visible en lugares muy iluminados; entre más grande es la pantalla, más visible son las líneas que dividen los píxeles; y su desempeño puede disminuir en altitudes elevadas. Estas desventajas han causado que las pantallas de plasma estén en peligro de extinción.

 

Otro avance importante en la tecnología del televisor que debemos tomar en cuenta es la alta definición (HD). Las resoluciones más comercializadas son 720p y 1080p. El número se refiere a la cantidad de líneas en una relación de aspecto de 16:9. La interpretación es sencilla: entre más líneas, mejor la calidad de imagen. 

 

Recientemente vimos el nacimiento del televisor inteligente. En realidad, de inteligente no tiene mucho; es solo el nombre que se le dio a los televisores con una capacidad de computación y conectividad más avanzada que el de un televisor normal. Algunos pueden usarse para navegar la web o para ejecutar algunas aplicaciones similares a las de los celulares: YouTube, Netflix, Facebook, etc.

 

De lo primero que debemos tomar en cuenta al comprar un televisor, es el tamaño. La pantalla más grande no es la mejor. Considere la habitación donde instalará el aparato y sus dimensiones. La televisión se debe de ver a una distancia prudente; entre más grande sea la pantalla y más cerca esté usted, mayor será la distorsión de la imagen y más notables los defectos del aparato. 

 

Lo más importante que debe de influir en la compra es la fuente de la imagen. Si va a usarla para ver televisión abierta y ver películas en DVD, cualquier televisor es más que suficiente; incluso los antiguos de tubo de rayos catódicos. Para ver los canales en HD abiertos, asegúrese que venga incluido un sintonizador digital, y si quiere notar la diferencia, que su pantalla tenga al menos una resolución HD de 720p. 

 

Para utilizar un servicio de TV de paga digital, cualquier LCD le bastará. Si contrata el servicio de TV HD, entonces vale la pena invertirle a una pantalla de LED con una resolución de HD. Lo mismo si ve frecuentemente películas en Blue-ray. 

 

Las televisiones inteligentes solo son útiles si tiene servicios de TV por Internet como Netflix. Aun así, es mejor conectar una laptop, tableta, smartphone o consola de videojuegos a la televisión. Las pantallas HD tienen una entrada HDMI para conectar otros componentes. El PlayStation 3, Xbox 360, la mayoría de las laptops recientes, algunas tabletas y algunos smartphones también incluyen este puerto. Solo compre un cable HDMI y cualquiera de estos aparatos convertirá su televisor normal en uno inteligente.

 

Lo mejor que puede usar para decidir cuál pantalla es la mejor, es su criterio. Pruebe diferentes televisores antes de tomar una decisión. ¿Puede notar la diferencia ente una pantalla HD de 720p y una de 1080p? ¿Vale la pena la diferencia de precio? Lo mismo se puede preguntar con la diferencia de un televisor LCD y un televisor LED. Un consumidor informado es un consumidor inteligente. De nada sirve una pantalla de última generación, de LED, inteligente y de HD a 1080p para ver televisión abierta o servicio básico de TV por cable. 

 

¿Recuerda el cañón y las gallinas?

 

Recomendaciones de hoy:

Si no han visto las películas de Groucho Marx, ¿qué esperan? 

Para los que les gusta leer, pásenle.

Esta es más una aclaración: “Los ‘Me Gusta’ (Like) de Facebook no ayudan a salvar niños.” -UNICEF

 

Si gustan más información dejen un comentario o un tuitazo a @RomanOchoa.


Publicado el Miércoles, 10 Julio 2013 01:29
Visitas: 3526