fuentesfidedignas.com.mx

Martes 25 Enero 2022 21:18 hrs

TECNOVIDA

Román Ochoa

Virus

01:30 - 25 Septiembre 2013

TECNOVIDA

 

Román Ochoa

 

 

 

Junto con los beneficios que nos trae los avances tecnológicos vienen nuevos problemas; uno de ellos son los virus. Aunque la mayoría no son tan destructivos como en las películas de Hollywood, sí contribuyen a que nuestra computadora no funcione como debe de ser. Lo peor de todo, es que el virus no es el único software maligno (malware) que existe. El malware incluye virus, worms (gusanos), trojan horses (caballos de Troya), rootkits y backdoors (puertas traseras).

 

Empecemos con el más común: el virus. Este tipo de programas, cuando son ejecutados, se copian en otros programas, archivos o en el sector de arranque del disco duro; la característica de los virus es que se multiplican por sí mismos y se instalan sin el consentimiento del usuario. Usualmente los virus realizan algún tipo de actividad dañina para el huésped: ocupar espacio en el disco, consumen RAM, acceden a información privada, corrompen información, muestran mensajes políticos o humorísticos o mantienen un registro de cada tecla que es presionada por el usuario. De una vez aclaremos que los worms son similares a los virus, la diferencia es que los primeros no necesitan adherirse a otro programa para multiplicarse.

 

Lo más interesante es el tema de cómo nacen los virus. A diferencia de las enfermedades, no nacen por sí solas. Es necesario que alguien (que no tenga mucho qué hacer) se tome el tiempo de programarlos. Todo inició con la intención de desarrollar software que se multiplicara por sí mismo y experimentos para programar inteligencia artificial. El primer virus en propagarse entre computadoras personales fue el “Elk Cloner”, se adhería a el sistema operativo Apple DOS 3.3 vía discos floppy; era una broma que mostraba un poema en la pantalla del ordenador.

 

Muchos virus y worms son creados para obtener información personal: números de tarjeta de crédito, lista de contactos, generales del usuario, toda la información que esté a su alcance. Una de las estrategias para vender un producto, es crear la necesidad de comprarlo. Muchas empresas que venden programas antivirus son acusadas de crear malware y obligar a los usuarios a comprar su producto. Un clompló. Usted decida si esta teoría es cierta.

 

Es necesario que el software no sea detectado para que cumpla su cometido. Cuando un programa que contiene algún código maligno se disfraza de otro para engañar al usuario a que lo instale, se le conoce como trojan horse. Ya instalado, el caballo de Troya, puede causar daños a los archivos existentes o instalar otros programas sin que el usuario se dé cuenta. Para evitar ser detectados, algunos paquetes de software se instalan en el sistema operativo de la computadora, se les conoce como rootkits. Las puertas traseras son una forma de tener acceso al sistema; ya que un backdoor es instalado, es posible sobrepasar los procedimientos de autenticación.

 

Afortunadamente existen diferentes mecanismos para evitar que nuestras computadoras sean infectadas. Como lo platicamos con anterioridad, el sistema operativo más seguro es el Linux; si quiere evitar todo tipo de malware, todo lo que tiene que hacer es instalarlo. El 99% del malware está diseñado para Windows; no es sorpresa, ya que el 97% de las computadoras usan este sistema. Existen muchos antivirus, de los que son gratuitos, el más recomendable es avast! Si gusta más protección y está dispuesto a pagar, la recomendación es ESET.

 

Aunque usted no lo crea, la mejor protección contra cualquier tipo de malware es el sentido común. Si tiene cuidado con lo que descarga de Internet, mucho más con lo que instala en su computadora, no tendrá que preocuparse por infectarla: no abra correos de personas que no conoce; al descargar algún software de Internet, asegúrese de que sea de la página oficial del producto; cuando Windows le pida si acepta que tal programa se instale, lea y asegúrese de que sea lo que quiere instalar; no conecte memorias ajenas a su computadora. Si no está seguro de lo que va a instalar, basta invertir un poco de tiempo en Google para ver de qué se trata. Tal vez sea un poco tedioso investigar sobre todo lo que instala, pero es seguro que la buena salud de su computadora se lo agradecerá.

 

Si gustan más información dejen un comentario o un tuitazo a @RomanOchoa.


Publicado el Miércoles, 25 Septiembre 2013 01:30
Visitas: 500