fuentesfidedignas.com.mx

Miércoles 08 Diciembre 2021 21:33 hrs

TECNOVIDA 

Román Ochoa

El Amor en los Tiempos del Internet

00:52 - 12 Febrero 2014

TECNOVIDA 

Román Ochoa

 

 

Se aproxima el 14 de febrero, el día del amor y la amistad. En estos tiempos modernos, las relaciones amorosas y amistosas ya no son iguales que antes del Internet, en cuanto a la forma de comunicarnos se refiere. Quienes somos más viejos que el Internet, recordamos las dificultades que teníamos para comunicarnos con nuestra media naranja. Había de dos sopas: llamar por teléfono a ver si fulano o sutana se encontraba o ir a tocar la puerta de su casa. Ahora hay WhatsApp, Line, BBM, Facebook, Twitter, voz sobre protocolo de Internet (VoIP), Hangouts, Snapchat, Google+ y muchas más aplicaciones, redes sociales y otros servicios de comunicación vía Internet.

Las redes sociales y las aplicaciones de voz y texto son relativamente nuevas. Primero fueron los correos electrónicos los que acortaron la distancia entre las personas. El e-mail fue lo que inició el vicio de estar revisando constantemente la computadora para ver si nos habían escrito. Algo así como la espantosa película de Tom Hanks y Meg Ryan, Tienes un e-mail, donde los protagonistas intercambian correspondencia a través de correos electrónicos y se enamoran; lo más emocionante de sus días era llegar al ordenador a revisar su correo. Si no han visto la película, no lo hagan, no es nada buena. 

Los correos electrónicos tenían, y tienen, una desventaja: no son muy eficientes como forma instantánea de comunicación. Nuestra compañera de este portal y autora de La Manga, Sandra Ochoa, dice que este es el único país en donde envías un correo y tienes que llamar por teléfono para saber si lo recibieron. 

A la par de la creación del Internet, nacieron las salas de chat. Una excelente forma de comunicarse con otras personas, especialmente con quien cortejabas. El problema con estas salas es que es necesario entrar a ver si la otra persona está conectada o en su defecto, ponerse de acuerdo en una fecha y hora para conectarse al mismo tiempo. Lo mismo es cierto para los chats de antaño: AIM, ICQ, MSN Messenger. Muy similar a hacer una llamada telefónica, con la diferencia que no existen costos de larga distancia ni límite de mensajes; esta es una de las razones por la que se popularizó el chat; otra causa es por lo impersonal que es mandar mensajes en texto, quienes padecen de timidez afirman que es mucho más fácil escribir que hablar.

Y llegan las redes sociales, encabezadas por las más populares: Facebook y Twitter. Ahora es posible compartir cada momento de nuestras vidas: fotos, videos, pensamientos, estados de ánimo, chistes, quejas, indirectas y cualquier cosa que se le ocurra;  además, es posible opinar en las publicaciones de otras personas. El área común de lavado y radio pasillo llevado a su máxima potencia. 

En los últimos tres años vivimos la explosión del Internet móvil. Hoy en día es posible, y cada vez más común, tener acceso a Internet en nuestros celulares. Ahora estamos conectados las 24 horas. Las aplicaciones de chat y voz instantáneas ahora tienen un rol mucho más grande en la forma que nos comunicamos. De los 1,310 millones de usuarios de Facebook, aproximadamente el 52% ingresan a la red social a través de su celular; el 76% de los usuarios de Twitter publican desde sus smartphones. La aplicación de mensajes instantáneos WhatsApp cuenta con 400 millones de usuarios. (En las últimas semanas he probado la aplicación Line, mucho más recomendable que WhatsApp. Por si estaban con el pendiente.) Estos números son una muestra de lo que se ha facilitado la comunicación gracias a los avances tecnológicos. 

Gracias a estas herramientas podemos sentirnos más cerca de nuestra pareja. En cualquier momento podemos saber cómo están, qué piensan, qué hacen y con quién. Es posible ver fotos y videos de los momentos que no se comparten en persona. También tiene su lado negativo, pero tenga paciencia, ya casi llegamos a esa parte. La tendencia de las parejas modernas es estar en constante comunicación: mandando fotos, mensajes, grabaciones, videos musicales, video llamadas y cualquier otra cursilería que se les ocurra. 

Como ya mencionamos, esta facilidad de comunicación tiene su lado obscuro. Un estudio realizado por el Centro de Medicina de la Universidad de Loyola en Illinois, Estados Unidos, afirma que Facebook es el causante de uno de cada cinco divorcios en ese país. (Estas universidades gringas hacen estudios de todo. Qué envidia.) Según el Dr. Steven Kimmons, es fácil establecer relaciones con otras personas por medio de la red social. En poco tiempo, el compartir experiencias puede crear un sentimiento de intimidad, que a su vez, lleva a sentir curiosidad por tener contacto físico con esa persona. 

También se ha vuelto más difícil mentir. Me han contado que hay quienes le dicen a su pareja, “mi terroncito de azúcar, hoy me quedaré en casa” y al día siguiente aparecen fotos con esa persona en una fiesta u otra reunión social, o no falta el imprudente que lo comenta en su muro, “qué bien nos la pasamos en la fiesta de anoche”. Bueno, ese es un ejemplo, pero la idea es esa; seguramente a usted le han contado de alguna discusión que alguien haya tenido con su pareja a causa de alguna red social o aplicación de mensajería instantánea. Con lo fácil que es estar en comunicación, la única excusa para no responder un mensaje es el infame “se me acabó la batería”; de ahí en fuera, quien no se comunica es porque no quiere.  

Mientras tanto, yo sigo pensando que Facebook es del diablo. 

 

Si gustan comunicarse conmigo manden un tuitazo a @RomanOchoa.

 

Publicado el Miércoles, 12 Febrero 2014 00:52
Visitas: 786