fuentesfidedignas.com.mx

Martes 25 Enero 2022 23:07 hrs

LA MANGA

Sandra Ochoa

Nada personal

01:25 - 06 Mayo 2013

LA MANGA

 

Sandra Ochoa

 

 

Creo firmemente que en el estado de Sinaloa no existe institución más noble y de mayor  tradición. Detonante de nuestro desarrollo social y económico. Salvaguarda del conocimiento generación tras generación, pese al singular castigo al que ha sido sometida desde el siglo pasado. 

 

Cruzada por los vaivenes y contingencias sociales y políticas externas cuyo caos se ha reflejado en su interior, ha sobrevivido a posiciones extremas y radicalismos, ha padecido a sus reformistas y ha sufrido intermitentemente a los conservadores incrustados en las instituciones de gobierno federales o estatales, cuya nostalgia de su control absoluto será eterno y su reiterado fracaso una sentencia y destino. 

 

La Universidad Autónoma de Sinaloa no es una entidad aislada, está formada por una comunidad que interactúa con su entorno  y forma parte de él. Ambos conglomerados se retroalimentan. La merma del cuerpo social y político la debilita y en correspondencia su vulnerabilidad afecta la integralidad y fortaleza del cuerpo social.

 

A partir de los años setenta la sociedad sinaloense presenta un quiebre estructural en todos los ámbitos de su quehacer político, social y económico provocado por los efectos primarios y secundarios de las actividades del narcotráfico.

 

Existe, es un hecho bien y extensamente documentado, una descomposición del cuerpo social que se traduce en penosas variables que tiene contra la pared al Estado y a los sucesivos gobiernos locales. No alcanzan los adjetivos de Estados fallidos o rebasados para la historiografía de un fenómeno cuyo final feliz no se ve cercano.

 

Así es como las actividades ilícitas florecen e invaden, como la humedad,  partes menores o importantes del entramado institucional y empresarial. En su parte más dolorosa e influyente vamos a ver la transformación de las mentalidades que forjó en pocas décadas un modo de pensar y hacer la política en la que permeó un espíritu mafioso de control aceitado con altos ingredientes de corrupción y pérdida de valores.

 

La Universidad Autónoma de Sinaloa recibe al siglo XXl inmersa en las contradicciones y conflictos propios de la sociedad que la construye, la alimenta, le da vida y le arroja buena parte de su excremento. La hiere, la divide, le hace llagas en su interior que crecen como yerba mala y descomponen su organismo. Por momentos le hace perder los equilibrios  de su misión histórica que es la academia y la difusión del conocimiento. Pierde la conciencia de sí misma y canaliza muchos de sus recursos y sus iniciativas prestándose a los juegos perversos de un poder político en descomposición cuyos recaudadores de rentas tienen nombre y apellido. 

 

Este es el contexto en que se mueven el actual rector, Víctor Antonio Corrales Burgueño y el dirigente del Partido Sinaloense (PAS) en Sinaloa, Héctor Melesio Cuén. El primero, al mando de la estructura formal y académica y Cuén, dueño de una estructura de manipulación interna que viene bordando desde antes de asumir su rectoría, lo que le ha permitido la negociación con los gobiernos en turno para alcanzar posiciones políticas. 

 

El Dr. Burgueño Corrales, pese a lo que dicen sus detractores, no ha sido un mal rector. Sus logros en el terreno académico son fáciles de comprobar y su estilo suave y terso tiende a neutralizar el conflicto cuando los enemigos de Cuén, externos o al interior, lo atacan por su abierta intromisión en la UAS. El problema se agrava cuando el rector sale de los límites establecidos y respalda cien por ciento los intereses cuenistas. Muchos piensan, que esos intereses son cada día más los suyos, en la medida que se acerca el final de su mandato.  Bien le haría al Dr. Burgueño llevar su propio paso y continuar su camino, sea cual sea, y dejar de pagar intereses a Cuén desde ahora.

 

Cuén es un producto desechable para el priismo. El partido-gobierno lo infló en aras de una coyuntura política bien definida y por el momento no es necesario su apoyo. No olvidemos que Jesús Vizcarra y el gobernador anterior fueron derrotados por Malova.

 

La discusión sobre la entrega de recursos a la Universidad, no sólo trata de pesos y centavos sino de una pinza que se cierra férrea y dura sobre el cuello de Cuén. El priismo lo dejaría fuera de la jugada al no admitir una alianza con su partido. Antes, el Congreso local no aprobó la iniciativa con fines de la reelección inmediata. Las fuerzas internas de la UAS levantan polvo y el ánimo y pugnan por la publicación de la convocatoria para la elección del nuevo rector. Todo el tinglado anterior, está supeditado a tiempos y entretiempos, único recurso que le queda a Héctor Melesio. Los plazos se acortan y las negociaciones se agotan.

 

Por si fuera poco, sus antiguos aliados externos van en retirada obligados a hacer alianzas con los cacicazgos locales y el gobernador del estado y por la dependencia natural que tienen de su centro político. Y aquí comienza la etapa de cada quien se rasca con sus uñas. 

 

La sobrevivencia o no del PAS, sin la tripa que abastece los recursos, sin alianzas con el PRI y, sin los aliados de otros tiempos ahora distantes, entraría en el tobogán de una pequeña parte de la historia de la UAS. Lo demás es la gran historia, la de una universidad que  a pesar de todas las adversidades, se encuentra lista para sumergirse de lleno en la era del conocimiento.

 

Será cierto todo lo que dije... ¿O también estaré loca?

 

 

Conversaciones en el centro cultural El Guayabo.

 

-¿Es cierto que vas a donar tus órganos cuando te mueras?

-Sí... 

-Abstente de donar tu hígado...

-¿Por qué no? Está esterilizado...


Publicado el Lunes, 06 Mayo 2013 01:25
Visitas: 5767