fuentesfidedignas.com.mx

Martes 25 Enero 2022 21:59 hrs

LA MANGA

Sandra Ochoa

La Pinza y el futuro político de Sinaloa.

01:27 - 17 Mayo 2013

LA MANGA

Sandra Ochoa

 

 

 

 

El trienio de Aarón Irizar marcó un parteaguas en las forma de hacer y manejar la política municipal. Al mismo tiempo, fue una etapa de transición que marcó un relevo generacional en su componente sindical y los grupos empoderados en las direcciones más importantes de su estructura. El resultado final se coronó con la llegada de Jesús Vizcarra al frente de la institución.

Lo anterior también habría de marcar el fortalecimiento del grupo de "La Pinza"; formado por Vizcarra, Aarón Rivas, Sergio Torres, Héctor Melesio Cuén y algunos otros adherentes.

No son un grupo político tradicional, no responden a largas trayectorias políticas, ni se les puede ubicar como subsidiarios de algún gobierno en turno. Sus trampolines han sido circunstanciales y sus alianzas, hasta entre ellos mismos, suelen tener el amargo sabor de las traiciones, el enfrentamiento público y a veces no tan público, pero no por eso menos conocido.

Una mínima tipología nos muestra las similitudes entre Aarón Rivas y Jesús Vizcarra. Ambos empresarios, duchos en la compra y venta de parcelas de poder, casi siempre con el dinero del presupuesto. Hay una amplia hemeroteca que da cuenta de los negocios de Aarón Rivas como proveedor de servicios al gobierno y las veces que la prensa ha escrito reclamando tales negociaciones. En particular aquellas ligadas con el ramo de la construcción. 

Eso y lo que nadie puede probar.   En el camino igual que Vizcarra, adquirieron pericia en el uso de prestanombres y en el encubrimiento de huellas. Ni hablar de Vizcarra que tiene un doctorado bien ganado en cuanto a servirse de los recursos públicos para fines políticos o personales.

Aarón Rivas era el sucesor natural de Vizcarra en el municipio según lo pactado, pero nadie contaba con el protagonismo de Malova que convirtió a Héctor Melesio Cuén en factor necesario para que el candidato del PRI llegara a la gubernatura. Lo demás es historia, Vizcarra perdió la gubernatura y Cuén cosechó en parcela ajena. Nadie sabe para quién trabaja. Lo cierto es que la personalidad de Cuén encajó y encaja perfectamente en la idiosincracia de este grupo.

Sergio Torres es el flamante candidato electo del PRI para el próximo proceso. Su trayectoria es más esforzada que la de ninguno. Desde la burocracia y el sindicalismo municipal hasta lograr una diputación federal que ocupó por sólo unos meses. Que lo acusen de chapulín es lo de menos.

Torres creció a la sombra de Salvador Flores dirigente del sindicato municipal; llegó a convertirse en su álter ego y a ocupar en algún momento la dirección del sindicato, hasta que años después, pensó que las condiciones gremiales y los intereses políticos estaban a su favor. No fue tan fácil, de ahí en adelante se ganaría el mote de traidor, perdió la batalla frente al viejo líder y dejó un sindicato dividido.   

El dirigente actual Héctor David Alarid Rodríguez representa una posición de Salvador Flores, quien por muchos años ha tenido el sindicato bajo control, de cuerpo presente o desde otra posición municipal, en el más puro estilo del corporativismo mexicano. Actualmente es regidor. 

Supongo que al momento han fumado la pipa de la paz y entrado en las negociaciones pertinentes para el apoyo a su candidatura. Si Salvador Flores lo hizo, con seguridad es porque no le queda otra opción, pues a estas fechas sabe bien de que madera está hecho su pupilo. 

Hay muchas más cosas que decir del candidato a la presidencia del PRI, pero ninguna posible de probar. Secretos a voces  hablan de su participación en negociaciones non santas para cual o tal candidato, político o su jefe Jesús Vizcarra en el tiempo que ocupó la presidencia municipal

Todos estos personajes tienen en común su composición de transformer, son desarmables, pueden ir y venir hacia y con otros grupos políticos si así lo ameritan sus intereses, formar alianzas coyunturales y estar en todas las jugadas cada uno por su lado. Pueden rearmarse y formar parte de la pinza nuevamente.

La pinza aprieta y sigue caminando, y Malova, baile y baile. 

 

Conversaciones en los Portales.

- Esta es una semana de fiesta. 

- ¡Por qué no te callas! Cuando regrese Luis Enrique no va a encontrar la página. 

  

 

Publicado el Viernes, 17 Mayo 2013 01:27
Visitas: 5769