fuentesfidedignas.com.mx

Miércoles 08 Diciembre 2021 20:56 hrs

LA MANGA 

Sandra Ochoa

Malasyerbas...

05:07 - 19 Febrero 2014

LA MANGA 

Sandra Ochoa 

 

 

 

Músicos, taxistas, boleros, lavacoches, cronistas del narcotráfico, entre otros muchos grupos lo saben todo; hasta el más mínimo detalle. Las familias relacionadas con pistoleros y narcotraficantes son una enciclopedia del anecdotario histórico: tema cotidiano en la sobremesa. Tambores de la selva delincuencial que recorre los diferentes estratos sociales y se trasmite de generación en generación. Al final, hay más de una narrativa oculta. 

Se sabe del origen de fortunas, de las actividades de lavado de dinero: conocen el cómo, cuándo, el dónde y el por qué sobre las vinculaciones del narco con políticos y empresarios, con nombre y apellido. 

Basta una sola tarde y escuchar 30 corridos para saber la vida de los distintos personajes: La narrativa textual de enfrentamientos, traiciones, transgresiones, confusiones, ajustes de cuentas, cobranzas y lo clásico: el que matan para no pagarle. También a quien mataron, como ellos mismos dicen, porque la estaba cagando, lo cual quiere decir que se estaba saliendo de control; generalmente sicarios de poca monta, pistoleros, guardaespaldas, policías corruptos. Heroicos villanos que el imaginario colectivo convierte en leyenda, los enjuicia de fea manera o los bendice y los incluye en sus oraciones. Por último los capos, pocos, a los que se les teme y respeta. 

Lo chusco, lo dramático, lo patético... lo caricaturesco. Lo triste: el que mataron para practicar el tiro al blanco o al que los miró feo. El recuento de reinas y mujeres hermosas manzana de discordia que llevan a la muerte. O se las lleva la...

Hay mucha tela de donde cortar para armar el rompecabezas de una cultura que trascendió nuestra región y que se convirtió en una serpiente de mil rostros según las características socioeconómicas o geopolíticas de cada pueblo, ciudad o estado, que mantiene en vilo la viabilidad del desarrollo político, económico y social del país.

Pero lo anecdótico, no es lo realmente importante, quizá será por el momento tema de estudios sociológicos y culturales. Lo importante es, y siempre será lo otro, lo político, las finas notas del piano que se anuncian ya cercanas, cuya sinfonía está por alcanzar nuestros oídos, mientras en las sobremesas se continuará discutiendo lo anecdótico por cien años más, sobre personajes novelescos dignos, eso sí, de  trascendencia literaria.  

Hay mucha atención (tensión) sobre Sinaloa, no puede ser de otra manera, lo contrario equivaldría a estar dormido. Las reglas del juego político están por cambiar. 

Conversaciones en Los Portales.

-¿Qué dijiste?

- Nada.. Yo no hice nada, te lo juro. 

 

 

Publicado el Miércoles, 19 Febrero 2014 05:07
Visitas: 1020