fuentesfidedignas.com.mx

Miércoles 08 Diciembre 2021 20:45 hrs

LA MANGA

Sandra Ochoa

El gobierno tripartita

00:00 - 03 Marzo 2014

LA MANGA

Sandra Ochoa

 

 

Desde sus inicios, el gobierno Malovista se prefiguró como un gobierno tripartida, en donde de alguna manera dos figuras importantes de la historia política estatal, Francisco Labastida Ochoa y Juan Millán Lizárraga, se suponía, tendrían influencia en el desarrollo de las políticas públicas sexenales y en las decisiones políticas importantes.

 

Hasta hoy, no ha quedado muy claro, hasta dónde ha llegado la influencia de cada uno de ellos y hasta dónde, de tenerla, ha sido positiva o negativa para la función de gobierno.

 

Aparentemente, darle seguimiento a los intereses labastidistas es relativamente sencillo: Entre sus afanes se encuentran la planificación y el impulso de grandes proyectos para la modernización de Sinaloa, de igual forma, es difícil ignorarlo, impulsar la carrera política de Francisco Labastida de la Torre, director de Proyectos Estratégicos. En el primer caso, ha obtenido grandes avances; lo segundo, si de encuestas se tratara el éxito político, también registra saldos positivos.

 

Aunque con carreras y visiones políticas totalmente opuestas, a Juan Millán y a Labastida los une el interés por el futuro político de sus vástagos. Como los unió en un determinado momento, su oposición a que Jesús Vizcarra fuera el gobernador de Sinaloa. En este sentido, se le reconoce a Millán su capacidad de convocatoria de la militancia de todos los partidos estatales y la operación política en el estado para llevar al triunfo al candidato por el gobierno del cambio. Si de un crimen se escribiera, resulta el autor intelectual más importante, aunque no sea el único.

 

Otras de las diferencias sustanciales entre los dos personajes es que Labastida interactúa en dos frentes políticos igual de importantes para él, nacional y regionalmente, mientras que Millán tiene sus actividades políticas en el estado. Otra de las diferencias que los van a marcar en el último tramo de su carrera política es la inclinación de Millán por formar e impulsar políticos de nueva generación, cosa que a Labastida parece no interesarle.

 

Las relaciones entre Millán y Malova, entre Labastida y Malova trascienden las paredes de palacio de Gobierno y se acumulan en una pila de anécdotas. Dejan evidencias difuminadas de encuentros y desencuentros, y algunas veces, informados o desinformados, hacen a uno o al otro responsable de las decisiones del mandatario. Lo cual quiere decir, que no todo ha sido miel sobre hojuelas entre ellos.

 

Mientras esto sucedía, en tres años se dio una nueva alternancia en la presidencia de la República; hubo una gran transformación social en Sinaloa que actualmente con la captura de El Chapo Guzmán, nos muestra sus rasgos más negativos y dolorosos; además, de manera importante, una peligrosa migración de las zonas rurales del valle y la sierra hacia las zonas urbanas que trastocó la sustentabilidad social y con ello los débiles equilibrios de las tres principales ciudades. Ante los ojos de los ciudadanos, la descomposición del tejido político dio paso al aventurerismo y a la mayor filtración del narco en la política en todos los niveles. Hay una larga lista de evidencias sobre esto último.

 

En general, una clase política chabacana y corrupta de todos los partidos, dejó de reflexionar, por incapacidad, sobre los cambios y acuerdos establecidos por el gobierno con los poderes fácticos, dando por normal la trasgresión a las instituciones y los derechos ciudadanos. Razón por la que se asume como poco creíble la salida de los chaputos a la calle para impedir la extradición de Guzmán Loera. A fuerza de simular, terminaron por no entender la sociedad que gobiernan.

 

Por último la pregunta incómoda: ¿Cuál será la posición de estos dos personajes frente a un gobierno tocado, que cuando menos, es muy probable, está o estará sujeto a investigación? Según el periódico Río Doce, Labastida Ochoa se encontraba el 22 de febrero en la carpa Malovista, mientras que Juan Millán, casi al terminar la semana, en el cumpleaños de Aarón Irízar.

 

Conversaciones en Los Portales

- ¿Chaputos?

-Sí, lo leí en Malayerba...

- Con razón te dicen yerba-babas.

- Si soy tontita y no pago camión.

 


Publicado el Lunes, 03 Marzo 2014 00:00
Visitas: 1044