fuentesfidedignas.com.mx

Miércoles 08 Diciembre 2021 21:38 hrs

LA MANGA

Sandra Ochoa

Qué diría Colosio hoy...

00:00 - 24 Marzo 2014

LA MANGA

Sandra Ochoa

 

 

Me he preguntado no una, sino muchas veces: ¿Qué diría Luis Donaldo Colosio si viviera hoy? ¿Cómo estructuraría su discurso y cómo hubiese gobernado de llegar a la presidencia en el 2012? ¿Sería popular? ¿O sería el presidente menos popular de la historia?

 

Supongamos: Colosio llega a la presidencia después de 12 años de panismo, etapa caracterizada por el aumento en la corrupción, el feudofederalismo, el fortalecimiento de los monopolios empresariales, el empoderamiento del narcotráfico en la mayor parte del país; con ramificaciones y adhesiones de los grupos históricamente marginados como la guerrilla o los que provienen del fanatismo religioso o con los cientos y miles de habitantes de regiones como Oaxaca, Guerrero, Morelos, Tabasco, Michoacán y Sinaloa, cuyas opciones de sobrevivencia no se encuentran en la economía legal y forman la base territorial del narco.

 

No sería suficiente con decir que veía un país con hambre y sed de justicia. Aunque los mexicanos tengan en el 2014 hambre y sed de justicia. La razón es muy sencilla, el trasfondo de su discurso, las condiciones reales, extrapoladas en los últimos años, son el origen de la división de los mexicanos. Cuando se declararon muertas las ideologías en México se inició el fanatismo político. El país colorido de ayer se convirtió en el país del blanco y negro sin que medien matices. La mitad de los mexicanos está furiosa, la otra mitad expectante y confundida. Entre ambos grupos hay un hondo y profundo desacuerdo.

 

Colosio tendría que recurrir a un nuevo discurso. Ser el más honesto y claro en su mensaje para sus ciudadanos; también ser un hombre de acción. En el ámbito del discurso sustentar su estrategia en la metodología del Estado pedagógico sin el paternalismo de antaño.

 

En cuanto a sus acciones, tocarían irremediablemente los intereses de minorías políticas y empresariales empoderadas y depredadoras que se han enriquecido al amparo del propio Estado. Pero sobre todo tendría que ser consecuente con sus ideas y con sus actos sin amilanarse en el camino.

 

Cuando una visión de Estado se declara pragmática, ha perdido un gran porcentaje de su armamento para impulsar cambios. Son las ideas expresadas en palabras las que transforman a los individuos y cambian las mentalidades. Cuando ya las respuestas repetidas hasta el cansancio no satisfacen, es que desconocemos las preguntas correctas. En la era del conocimiento se sabe poco sobre cómo piensan los mexicanos. La reconocida modernización en diversas áreas es un elemento de fricción ante la pobreza de la mayoría. Colosio se enfrentaría a una dimensión desconocida del paisaje social.

 

Es muy probable que dado el contexto de pluralidad actual, Colosio hubiese hecho pactos con otros partidos y ante la necesidad insoslayable de avanzar en nuestro desarrollo económico, impulsar grandes reformas.

 

Restarle poder a los gobernadores hubiese implicado un arduo trabajo para la construcción de un nuevo federalismo y cambios constitucionales. Desarticular los nexos entre caciquismo y poderes fácticos implicaría grandes reacomodos políticos y percepción de inestabilidad en las regiones.

 

Mientras llevara a cabo la reconstrucción del país, es casi seguro que Colosio no sería un presidente popular, sus índices estarían en negativos y sus días transcurrirían entre fuego amigo y enemigo.

 

Conversaciones en Los Portales

-Hasta la Real Academia de la Lengua arremetió contra el Quiosco.

-La verdad que la Q no le va... Menos mal que Aarón Rivas no tuvo nada que ver.

-Bueno... Déjame pensarlo...

 


Publicado el Lunes, 24 Marzo 2014 00:00
Visitas: 1054